Home Actualidad Artículos varios Preguntas y Respuestas Gálatas 4:4-5 y la maldición de la Ley (Toráh)
Gálatas 4:4-5 y la maldición de la Ley (Toráh)
0

Gálatas 4:4-5 y la maldición de la Ley (Toráh)

Compartir:

Pregunta de JF:  En Gálatas 4:4-5 Yeshúa tuvo que venir a redimir a los que estaban bajo la Ley (Torá), a fin de que recibiéramos la adopción de hijos.

La pregunta es, ¿Él tuvo que redimir a Israel de la maldición de la Torá para que los gentiles pudieran entrar? ¿A ellos también -los gentiles- les afectaba esta maldición?

Shalom

Responde el Dr. Ketriel Blad:

¡Shalom, JF!

Cuando Pablo dice “recibiéramos” se refiere a los judíos en primer lugar – él era judío. Pero también incluye a los gentiles que se arrepienten de sus pecados y se entregan al Eterno por medio de Su Hijo.

Gálatas 4:4 no habla de la maldición de la Torá, sino una situación de estar “bajo la Torá” – los cual se puede definir como “legalismo”.

La maldición de la Torá es la que viene cuando uno viola la Torá – es decir las consecuencias del pecado. Podemos leer acerca de esa maldición en Génesis 3 cuando Adam y Javá pecaron por primera vez. Además hay dos capítulos enteros en la Torá que hablan de la maldición de la Torá, Levítico 26 y Deuteronomio 28.

La maldición es la consecuencia de la desobediencia.

Lo que Rabí Shaúl dice en esos versículos es que el Hijo de Dios – que había nacido de una mujer – fue enviado para liberar a Israel de la esclavitud de la Torá (ver v. 7), no de la Torá, para que fueran elevados a un estatus más alto como hijos – regenerados en el espíritu para que pudieran cumplir la Torá de corazón en lugar de por obligación, (ver Rom. 6:17-18).

Sin embargo, en Gálatas 3:13-14 está escrito: “El Mesías nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO), a fin de que en el Mesías Yeshúa la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.”

Es cierto que el Mesías vino a redimir a Israel de las maldiciones que habían venido sobre el pueblo por haber desobedecido la Torá, y dar perdón de pecados y restauración total al pueblo de Israel. Además no sólo restaura a Israel de manera física, sino principalmente espiritual, de esencia interior, concediendo el nuevo nacimiento – la regeneración del espíritu – para que esa bendición – que había sido prometida a nuestro padre Avraham – también llegara a los gentiles, como está escrito: “En ti serán bendecidas todas las familias de la tierra”. La bendición que llega a los gentiles es la entrega del Espíritu, que en primer lugar produce el nuevo nacimiento – la regeneración del hombre interior – por medio del poder de resurrección del Mesías. Esa bendición no es solamente para los judíos. Pero por medio de todos los judíos que recibieron ese milagro del nuevo nacimiento – los gentiles también fueron alcanzados con esa bendición y también ellos son llamados hijos de Dios y pueblo de Dios en el Mesías.

La maldición de la Torá es igual para los gentiles en relación con los siete mandamientos. También ellos están “bajo la ley” en un sentido. ¿Cuántos de ellos están bajo la esclavitud de pecados de idolatría, blasfemia, mentira, violencia, fornicación, hurto, maltrato de los animales e injusticia? La maldición viene sobre los gentiles por violar estos siete mandamientos, y especialmente los de idolatría, violencia y sexo ilícito. Así que la situación es similar entre Israel y las naciones, sólo que Israel tiene más responsabilidad por tener más mandamientos y los pactos con el Eterno. Israel es el hijo mayor y las demás naciones son sus hermanos más pequeños. Lo que el Eterno hace con su hijo mayor también afecta a los demás hermanos.

Cuando el Mesías resucitado entra en una persona – judía o gentil – esa persona se transforma en cumplidor de la Torá de corazón y ya no es esclavo del pecado que le obliga a estar en esclavitud en relación con aquellos mandamientos que le corresponden – ya no está “bajo la ley”, sino la Ley es escrita en su corazón como está dicho en Jeremías 31:33b: “Pondré mi Ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré” (LBLA)

Espero que esto haya aclarado algo.

¡Shalom!

Ketriel

admin www.koltorah.co ofrece un servicio de enseñanza al pueblo de Di-s, redimido de entre las naciones, en la restauración de las raíces hebreas de la fe bíblica.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes habilitar javascript para ver el captcha aquí.