Bienvenidos cheap viagra web del MINISTERIO PUERTA DE ESPERANZA (MPE) www.koltorah.co!! Nos da muchísima satisfacción saber que te acercas por este sitio en donde encontrarás múltiples herramientas que te ayudarán a conocer y a compartir las raíces hebreas de la fe cristiana.

¿POR QUÉ ESTUDIAR LA BIBLIA DESDE UNA PERSPECTIVA HEBREA O JUDÍA?

En muchos círculos teológicos y religiosos se han pasado muchos años estudiando la Biblia, y sobre todo el documento conocido en Occidente como “Nuevo Testamento” con lentes griegos, romanos, cristianos e incluso humanistas, y mirando con soslayo el trasfondo y el pensamiento judío que está latente y que es la esencia de estos documentos.

No debemos olvidar que lo que se conoce como “cristianismo” tiene sus orígenes dentro del  judaísmo de la época del Segundo Templo. En efecto, fueron judíos observantes los que instruyeron en los caminos del Único Dios verdadero a los gentiles que comenzaron a creer en el Dios de Israel y que  se adhirieron a la fe del Mesías judío; fueron sus hermanos judíos los que les presentaron al mundo conceptos como Mesías, Ley, Buenas Nuevas del Reino, Gracia, Redención, Justificación, etc.

Consideramos que si alguien está del lado de la verdad, es honesto y quiere dar honor al Todopoderoso debe intentar considerar un estudio serio de la fe judía, la  misma que se encuentra y sostiene todo el “Nuevo Testamento”. Porque como diría uno de los más reconocidos historiadores de estos tiempos, el Dr. Mario Javier Sabán «Para que un cristiano sea profundamente cristiano tiene que comprender profundamente el judaísmo».

CONSIDEREMOS LO QUE HAN DICHO ALGUNOS ERUDITOS:

Uno de los teólogos cristianos suizos más influyentes del siglo veinte, el Dr. Karl Barth dijo: “La Biblia es un libro judío. Es imposible entenderla bien excepto que nos acerquemos a ella apropiadamente. La Biblia no hace sentido a nadie que no sea al menos espiritualmente, un semita” (Barth, Karl, Church Dogmatics).

Por su parte, el Dr. Robert L. Lindsey, quien fundó, junto con el Dr. David Flusser la Escuela de Jerusalén de Investigación Sinóptica, ha dicho: “Es claro que el texto de los evangelios sinópticos se originó de una traducción griega de una biografía hebrea de Jesús. Probablemente escrita por el Mateo de la tradición. Los materiales son muy hebraicos para haber sido originados en griego, como muchos eruditos bíblicos incorrectamente han pensado. Felizmente, si usamos las herramientas correctas, podemos hoy volver a escuchar a Jesús como sus contemporáneos judíos del primer siglo le escucharon(Jesus, Rabi & Lord, Center for Judaic Studies, 1987).

El Dr. David Bivin, miembro de la Escuela de Jerusalén de Investigación sinóptica y  el Dr. Roy B.  Blizzard Jr. han hablado la hebraicidad de toda la Biblia en su libro “Understanding the Difficult Words of Jesus: New Insights From a Hebrew Perspective” (Entendiendo las palabras difíciles de Jesús: nuevas visiones desde una perspectiva hebraica), y han explicado que la Escritura consta de dos grandes volúmenes: Primer Pacto y Nuevo Pacto y que esto hace el 100% de la Escritura. Que el Primer Pacto, también conocido como Antiguo Testamento, contiene el 78% de toda la Escritura y el Nuevo Testamento lleva consigo solo el 22%.

El 78% de toda la Biblia fue escrita en hebreo y solamente tenemos 22% de ella en manuscritos griegos que no fueron los escritos originales, sino copias y traducciones. Por otro lado, todos los evangelios que contienen aproximadamente el 50% del Nuevo Testamento hasta Hechos 15, y al menos tres cartas, la 1ª Pedro, Santiago/Jacobo y Hebreos fueron escritos por judíos y para judíos, lo cual eleva a un 90% el trasfondo hebraico del “Nuevo Testamento”. El resto lo constituyen las cartas de Pablo, cuyas copias en griego nos han llegado por más de 5,000 manuscritos diferentes, pero en dichas cartas, tenemos no menos de 167 citas del “Antiguo Testamento”, lo cual, si fuese retirado, elevaría a un 95% el total hebraico del “Nuevo Testamento”, dejando solamente un 5% con características griegas.

Pero si además de todo esto recordamos que ese 5%  escrito en griego estaba traduciendo y expresando en griego conceptos hebreos, pues tiene como intención mostrar la verdad judía de la redención y de la salvación a una audiencia no judía; entonces el mensaje mismo, aunque vestido de griego, tiene un trasfondo hebraico que no debemos ignorar si queremos ser fieles al mensaje de la Biblia, pues como dijera el Mesías: «La salvación/Restauración/Liberación viene de los judíos». (Juan 4:22).

LOS RECEPTORES Y AUTORES ORIGINALES DE LA ESCRITURA FUERON JUDÍOS.

Veamos lo que dice uno de los más ilustres judíos del primer siglo: «1Entonces, ¿cuál es la ventaja de ser judío? ¿Tiene algún valor la ceremonia de la circuncisión? 2  Claro que sí, ¡tiene muchos beneficios! En primer lugar, a los judíos se les confió toda la revelación de Dios. 3  Es cierto, algunos de ellos fueron infieles; ¿pero acaso eso significa que, porque ellos fueron infieles, Dios también será infiel? 4  ¡Por supuesto que no! Aun cuando todos los demás sean mentirosos, Dios es veraz. Como dicen las Escrituras acerca de él: “Quedará demostrado que tienes razón en lo que dices, y ganarás tu caso en los tribunales”». (Romanos 3:1-4 NTV).

Veamos  también lo dicho por Pablo: «Ellos son el pueblo de Israel, elegidos para ser los hijos adoptivos de Dios. Él les reveló su gloria, hizo pactos con ellos y les entregó su Ley. Les dio el privilegio de adorarlo y de recibir sus promesas maravillosas». (Romanos 9:4 NTV).

Y esto es verdad hasta el día de hoy, y no es cuestión de superioridad ni nada parecido, sino de llamado.  Israel es el responsable de instruir a los demás pueblos, es la nación sacerdotal que fue comisionada para ser luz a las naciones  (Isa 49:6),  pues ellos son los portadores y custodios de las Sagradas Escrituras. No olvidemos lo que también nos dicen las Escrituras: «Pues los dones de Dios y su llamado son irrevocables». (Romanos 11:29 NTV).

Un maestro de Biblia, estudioso de historia, filosofía y hermenéutica judía, el Dr. Daniel A. Hayyim dijo: «La legitimidad de un documento no viene dada por vía de su destinatario, sino de su autor». Creo que no podemos pasar por alto un detalle tan importante.

¿Quiénes escribieron el “Nuevo Testamento”? ¿No fueron judíos?  La Biblia es un documento judío, escrito por judíos y en el idioma de los judíos, y cuando encontremos que el documento conocido como “Nuevo Testamento” nos llegó en griego, no podemos olvidar que debajo de él subyace la mente, la cultura y la idiosincrasia judía.

Estoy seguro que si abrimos nuestro corazón, nos liberamos de los prejuicios que nos impiden ver la parte de la verdad que no conocemos, sin duda alguna, estudiar las Sagradas Escrituras desde un óptica hebraica nos traerá mucha luz y bendición en todas las áreas.

No perdamos la oportunidad de lanzarnos sin temor a descubrir los tesoros que el Sabio Dios, bendito sea, está poniendo a nuestro alcance.

Cuando el Eterno habla de Su sabiduría expresada en las Escrituras nos dice: «Sus caminos son caminos agradables y todas sus sendas, paz. Es árbol de vida para los que de ella echan mano, y felices son los que la abrazan». (Proverbios 3:17-18).

Su servidor,

Kenner Ospino M.

 

-

 

Koltorah.co

Uno de los propósitos de nuestro sitio web koltorah.co es compartir con gente de toda raza y nación recursos acerca de la KULTURA revelada por Di-s en la Biblia y llegar a todas las naciones con el mensaje de la verdad salvadora de Di’s y de Su amor a través del Mesías de Israel y de todas las naciones: Yeshúa (Jesús).

Gracias por vincularte y por el deseo de ser uno de los instrumentos del Eterno para llevar el mensaje que contribuirá a la restauración de las raíces hebreas de la fe cristiana en todas las naciones de la tierra.

¿POR QUÉ KOLTORÁH?

¿Sabías que el término “CULTURA” proviene de las raíces hebreas: “KOL” y “TORAH”,  que significan LA VOZ DE LA TORAH o TODO PROVIENE DE LA TORAH (o Pentateuco)?.

Esto hace referencia a que la Palabra de Di-s es el vínculo creador de todo lo que conocemos, de todo lo bueno. Las costumbres, las creencias, y la historia de los pueblos provienen de las leyes que YHWH Di-s le dio a Moisés. Si nos basáramos en cumplir lo que allí está escrito seguramente tendríamos un mundo mejor.

La Escritura declara: “Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo las costumbres abominables que practicaron antes de vosotros, y no os contaminéis en ellas. Yo YHWH vuestro Di-s” (Vayikrá/Levítico 18:30).